Brian Wilson no invento la música "Surf"...



Al contrario de otros genios, a Brian lo alcanzo el tiempo.

La historia cuenta con muchas injusticias hacia héroes y personajes que merecen un mejor recuerdo y reconocimiento, y en la música existen también a verdaderos talentos y genios que en su momento pasaron casi desapercibidos, por un auditorio poco justo, por una crítica mordaz poco favorable hacia su trabajo, o bien por simples motivos de oportunidad en el tiempo.
Uno de estos músicos, y tal vez unos con los que la justicia musical ha sido implacable es Brian Wilson. Aunque hoy nadie duda de la importancia que tuvo como un influyente músico y creador, en su momento la presión de la desilusión y fracasos comerciales lo llevaron a perder la cordura, y a mantener severas adicciones a drogas y medicamentos que agravaron una inseguridad natural producto de los maltratos de su autoritario padre.

Parece que los problemas de Brian fue llegar tarde y siempre a destiempo, pero en realidad su primen gran problema fue no haber nacido en Inglaterra. En los años 60’s los grupos ingleses provenían del país reinante no sólo del rock, sino también de las revoluciones musicales que han venido afectando a toda la música popular que actualmente conocemos y escuchamos. Para poner un ejemplo claro de esto basta recordar que en los USA no se escuchaba Blues, sino hasta que los grupos ingleses comenzaron a recordarles a los americanos, que todos los géneros de música que consumían, tenía su base en el Blues que habían creado los músicos afroamericanos. Los jóvenes blancos pensaban que Elvis, Jerry Lee Lewis y Buddy Holly eran los creadores de todo aquello conocido.


“Mr.Fender, my name is Dick Dale, i’m a surf guy with no money and i´m using this crappy guitar.. could you help me?”

Hacia 1960 en Inglewood Califonia, Brian fundó junto con sus hermanos y su primo Mike Love “The Beach Boys”, y a Brian se le conoce como el creador de un estilo de música que en la realidad no fue un invento suyo: la música “Surf”.

Casi una década atrás también en California pero en la costa de Balboa, Dick Dale comenzaría a imaginar cómo debían sonar las olas del mar si estas salieran de una guitarra eléctrica. Dale fue un chico surfer con habilidades y estudios musicales desde niño heredadas de sus raíces y del folk polaco y árabe. Tenía gran admiración por el cantante de música folk americana Frank Williams, y eso lo llevó a mezclar sus conocimientos para tocar el “Laud”, con la técnica requerida para la guitarra eléctrica.
A diferencia de Wilson, Dale tuvo un golpe de suerte casi celestial al toparse en su camino con otro californiano: el inventor de instrumentos eléctricos Leo Fender, quien ya gozaba de la fama ganada por la guitarra “Telecaster”, misma que fuera la herramienta de músicos renombrados de “Country”. Dale tuvo el tino de acercarse a Fender, cuando este había terminado el desarrollo de otro instrumento: la legendaria guitarra “Stratocaster”, a partir de ahí Fender tuvo que desarrollar un potente amplificador que soportara el amperaje requerido por Dale, convirtiendo sin querer este momento, en uno de los más importantes de la historia de la música.
Eventualmente otros músicos contemporáneos y posteriores a Dale, como Link Wray, The Ventures, The Lively Ones, así como The Tornadoes y The Shadows en Inglaterra, utilizaron y expandieron el rock surf, con base a sus desarrollos y creaciones. La combinación de todos estos factores y la expansión de nuevas técnicas, estilos y sonidos dieron como resultado no solo la influencia, sino las bases para el trabajo de músicos como Ritchie Blackmore, Jimmy Page, Jeff Beck, Jimi Hendrix, David Gilmour ó Steve Ray Vaughan, y para el desarrollo posterior de géneros de rock como el metal, punk,y el hard rock.




“…ese hombre es Brian Wilson- Quien perdón? –Brian Wilson/The Beach Boys…”

Sin embargo lo que Brian si hizo perfectamente, fue bajar la rudeza del pesado rock-surf a un estilo de pop-surf matizado, tomando los sonidos vocales de grupos “Doo Wop” y del pop desarrollado por The Four Seasons, mezclándolos con guitarras más suaves y bajos más profundos que resultaron una melódica y rítmica composición que alcanzo grandes éxitos comerciales. En tan sólo cuatro años The Beach Boys habían logrado ser el grupo de música pop más exitoso en los Estados Unidos, y para 1964 cuando Brian tenía apenas 22 años ya había logrado lo que la mayoría de los músicos tardan décadas en lograr.

Pero The Beatles llegaron a los USA y el prodigio de Wilson sintió una opacidad sobre la escandalosa fama inmediata del “Fab Four”, además de un asombro sobre la simpleza de las melodías inglesas, comparadas con su complejo de perfeccionismo. 
Aun peor, para 1965 The Beatles estrenaron su álbum Rubber Soul (aunque en los USA el álbum fue lanzando en Enero de 1966), que asombro a Brian de tal forma que se propuso componer el "álbum más importante de toda la historia del Pop".



La importancia de llamarse John, George, Paul o Ringo.

Lennon, Harrison y McCartney tenían edades similares a la de Wilson, con la diferencia que todo su entorno y experiencia los hacía contar con muchas más herramientas intelectuales y creativas, que las que pudiera haber obtenido Brian con la poca ayuda de sus hermanos en el proceso creativo, y sin –prácticamente- salir de California. Los Wilson hacían todo en familia, Murry Wilson el patriarca fue su productor y manager hasta los inicios del “Pet Sound”; The Beatles en cambio habían producido Rubber Soul con George Martin y Norman Smith, quien fuera posteriormente productor de Pink Floyd. Murry Wilson, aparte de dar al mundo a un genio y dos talentosos hijos, no hizo nada más relevante en vida.

La música de Rubber Soul es de una increíble sincronía y calidad que cuenta con melodías que parecieran conformar una misma historia; comienza con la rítmica “Drive My Car” que toma elementos revolucionados del rock n’ roll, continua con la bellísima “Norwegian Wood (This Bird Has Flown)” que es de una lírica poética acústica expresada en una citara, por la incipiente pasión de Harrison por la cultura India; para de ahí conformar una idea que explosiona en “Nowhere Man”, “Girl, ”In My Life” y “Michelle”, como si ellos mismos gestionaran y utilizaran su propia “influencia” para dar su siguiente paso. 
Si uno tomara todos los éxitos de The Beach Boys hasta ese momento y los comparara con los The Beatles antes del Rubber Soul e incluso antes de “Help!” podrían acceder a un respetuoso lugar ya que incluso con estructuras musicales más elaboradas. Pero si uno escucha Rubber Soul, considerando el año de su lanzamiento, pareciera que estamos hablando de otro mundo.


“Preocúpate Brian por producir éxitos comerciales, en cinco años nadie se acordará de los Beach Boys…"Murry Wilson

Brian entonces contrato a Bruce Johnson como bajista, para no perder tiempo en conciertos en vivo y dedicarse a la composición de “The Beach Boys Today!” tratando de emular el Rubber Soul de The Beatles. Sin perder la totalidad de su estilo, en efecto Wilson logró superar por momentos el sonido repetitivo del pop-surf de un par de años anteriores, “Good to my Baby” o “Help me Ronda” son canciones poco valoradas a las que les afectó el creciente éxito comercial de The Beatles, pero que muestran una mejoría en las clásicas armonías gastadas de sus éxitos anteriores. Pero el recibimiento poco favorable de su álbum ejerció una presión de su familia (padre/hermanos/la banda) por regresar a la fórmula que les había dado resultado y entonces Brian regreso al escenario con “Summer Days”, un álbum en su mayoría con las letras y tradicionales coros de melodías “surferas”, en la aguda voz de Mike Love. 
Sin embargo un ejemplo de lo que Brian luchaba por hacer se encuentra en la introducción de “California Girls”, un intro que en realidad es un adelanto del trabajo posterior que casi le costaría la vida.
Mientras Brian luchaba con su familia y con su disquera por lanzar “éxitos comerciales”, y los Beatles avanzaban a pasos gigantes con “Revolver”, el grupo lanzó el más penoso de sus ejercicios con “Beach Boys’ Party!”, un disco de covers con incluso tres piezas de The Beatles  una memorable y poco conocida versión de “You've Got to Hide Your Love Away” en la voz de Carl Wilson, y con risas y aplausos mezclados posteriormente para dar la sensación que era un disco grabado “en vivo”. Este sería la última pérdida de tiempo de Brian antes de trabajar al grado de la enfermedad para “Pet Sounds”.


Love & Mercy

Para cuando Wilson lanzó finalmente su “Pet Sounds”, había quedado prácticamente devastado no sólo por el trabajo sino por el abandono de su familia, quienes lo dejaron en el camino con su siguiente álbum, el inconcluso “SMiLE”. 
Justo es este uno de los periodos de la vida de Brian que se alternan en la película “Love & Mercy” dirigida por el destacado productor Bill Pohlad , en la que el contenido principal se refiere a los años que transcurren entre los 80’s y principios de los noventa, en que el genio de la música vive las consecuencias de sus ilusorios estados mentales, de sus adicciones, y de las manipulaciones de su manager, productor y psicólogo.   

“Pet Sounds” se puede considerar el último trabajo de Brian Wilson con The Beach Boys, el cual no se puede mencionar –incluso la mayor parte de los anteriores- como un trabajo del “grupo”, cuando en realidad la carga creativa siempre la llevó Wilson en un 95%. Aunque en la mayoría de las melodías del grupo se mencionan los créditos Wilson/Love, como si de “Lennon/McCartney” se tratara, en realidad es muy complicado imaginarse a Mike Love escribiendo letras más allá de “bushy bushy blond hairdo”. 

En “Love & Mercy” Jake Abel interpreta a un Mike Love poco paciente con un Wilson que parece se niega a crecer por un lado, como buen genio prodigio, pero por otro le urge hacer cosas de “adultos” en lo que a creación artística se refiere. Al contrario de varias referencias biográficas en las que se menciona a Love como una persona que apoyó incondicionalmente a Wilson, en la película se desarrolla un personaje al que le urge seguir generando ingresos de manera sencilla. 
Mike Love no realizo prácticamente nada después de sus años con los Beach Boys, hasta que en 1988 se acredito junto con otros cuatro, un éxito #1 con “Kokomo”, una sencilla pero “rica” melodía que se dio a la fama como soundtrack de “Cocktail” de Tom Cruise.



Quien carajos va a escuchar esta mierda ?!?.... Mike Love

Pet Sound fue un álbum que impresiono tanto a Lennon y McCartney, como en su momento Rubber Soul lo hizo con Wilson; quien en alguna de sus entrevistas cuenta con cierto orgullo sobre una llamada realizada por Lennon, felicitándole por el genial trabajo que había hecho en el estudio. 
El álbum fue totalmente infravalorado por el público de los Beach Boys hasta el punto del fracaso comercial*, más no por los mismos Beatles, que retomaron sus elementos para crear el que es considerado el mejor álbum pop de la historia “Sgt. Pepper’s Lonely Heats Club Band”. Basta con mencionar la influencia en el pop, en el rock, y en el mismo Rock Progresivo de este álbum, para también darle la importancia merecida al “Pet Sound”.

Pero al contrario de Wilson los Beatles lograron crear uno de sus mayores éxitos comerciales y ser elevados a un término celestial, mientras Wilson cayó en una severa depresión, apartándose completamente del estudio y de la música. 
Los Beatles utilizaron el “Sgt. Pepper” como un parteaguas para sus trabajos posteriores, además de las exitosas carreras en solitario de Lennon, McCartney y Harrison (en orden de calidad creativa), mientras Wilson no generó, ni ha generado algo de tal importancia como lo que realizó en “Pet Sound”. Los Beach Boys convirtieron el proyecto posterior de Wilson “SMiLE” en “Smiley Smile” tratando de recuperar eventualmente algún éxito, sin éxito alguno. No fue sino hasta 2004 que Wilson pudo retomar lo hecho para su álbum original lanzando “Brian Wilson Presents Smile” y en 2011 “The Smile Session”, por supuesto recopilaciones ya totalmente fuera de sentido y atemporales.

La música de Pet Sound es la unión de las bases musicales clásicas populares, que podríamos encontrar por partes en cualquier pieza actual; el álbum cuenta con un pop limpio tanto como momentos de  jazz, de rock, de las clásicas vocalizaciones del doo-wop y country, que formados en sincronía generaron las bases del rock progresivo posterior, usado no sólo por The Beatles, sino también por “Pink Floyd” en sus primeros trabajos, tales como la pieza romántica “Remember a Day” de su “Saucerful of Secrets”( que bien  se puede como el primer álbum de Rock Progresivo).

“Wouldn’t it be nice” y “God only knows” son dos verdadera joyas de la música moderna, que podrían escucharse dentro de otros 50 años y sonar tan actuales y originales como en 1966, y que tal vez no alcanzaran el éxito comercial de “With a little help from my Friends” pero que sin duda están a la misma altura. “Sloop John B” es una preciosa pieza psicodélica que hacia los dos minutos irrumpe a destiempo con la clásica sinfonía de voces pero llevada a niveles muy superiores, y finalmente la obra maestra de Wilson “Good Vibrations” que resulta ser el pináculo de toda la orquesta que el chico genio de tan sólo 23 años tenía dentro de su cabeza. 


The Beach Boys with Kool & The Gang at Montrose Beach IL.

En “Love & Mercy” John Cusack hace una interpretación muy por arriba de lo aceptable, de un Wilson fuera ya de su periodo de adicción a las drogas, pero inmerso en la dependencia de medicamentos y al método terapéutico de su psicólogo. Como una precaución hacia el auditorio que conoce a los Beach Boys pero no tiene idea de algún Brian, el filme inicia con un excelente resumen del éxito que habían alcanzado hasta ese momento, justo cuando Brian siente la necesidad de pasar a la “siguiente página”. La historia se sincroniza con dos sujetos Wilson, el inseguro creativo del 66’/67’ y el inseguro dependiente de los 80’, y finaliza con imágenes del Brian que al igual que su primo Love, sigue dando conciertos para pequeñas audiencias. 
Durante 2012, los Beach Boys realizaron una gira de reunión y celebración a sus cincuenta años y veinte éxitos junto con la edición de su último álbum en conjunto con los otros dos sobrevivientes originales, Mike Love y Al Jardine, así como Bruce Johnson.

Al parecer sin complicaciones de derechos en el uso de nombres Mike Love y Bruce Johnson utilizan “The Beach Boys” para continuar con giras, y por su parte Brian Wilson prefiere utilizar su nombre en solitario. 
Al ser anunciado el concierto de Montrose Beach al norte de Chicago, muchos pensamos incluso por la información sobre el concierto que se encontraba en diversos sitios web, incluyendo el de la emisora local 104.3 K-Hits, que aparecerían Love, Johnson y Wilson, y que en algún momento escucharíamos “God Only Knows”, que a título personal hubiera sido suficiente escuchar después de 4 horas de espera bajo la lluvia.



Are you crazy people!? Vamos a disfrutar de este verano y de este sol!...

…es lo que gritaba Mike Love al público después de la constante lluvia bajo un frio clima, y después que los magníficos Kool & The Gang trataran de “calentar” el ambiente con 4 piezas del más tradicional funky setentero, por si fuera poco con que no apareciera Brian en el escenario, los Kool tampoco interpretaron “Jungle Boogie” aunque si por supuesto un par de sus mejores éxitos. Los Kool tienen una fiesta fantástica a la que es difícil resistirse y lograron pararnos a todos de los charcos, de la arena mojada, de los “ponchos”, y darle a pasitos movimientos de las pistas de baile de la década disco, y de las glorias del soul y funk.
Mojados de pies a cabeza (literalmente esa noche llegamos a casa con las arrugas clásicas de los dedos húmedos), la próxima hora y media la pasamos coreando los éxitos Beach Boys de su época surfera, sin Brian en el escenario nunca aparecieron tampoco sus grandes creaciones del “Pet Sound” y el concierto fue un clásico de la cultura californiana, incluso con grupos de jóvenes locos en camisas hawaianas y pelotas de playa volando entre el auditorio. Es una lástima que tan solo una semana después y a un día antes de terminar nuestro viaje cultural, Brian Wilson se presentara (6-Jul-15) junto con Al Jardine en el festival musical de Ravinia IL.
Sin embargo, con todo y el intenso clima (el único día en realidad que tuvimos una lluvia fría y constante), la poca gente en el auditorio (la playa tenía grandes porciones de charcos y la mitad del espacio asignado estaba vacío), y hasta incluso con ciertos problemas en la ecualización del sonido, el disfrute de escuchar “Kokomo” en vivo, el único éxito de los Beach Boys no compuesto por Brian,  fue como encontrarle un nuevo sentido a la pieza y hacer valer la mayor parte del valor del boleto y de la mojada.



Parece que Mr.Wilson desea seguir tan activo como en sus años mozos y andar de gira por los años en que prefirió sentarse al piano a imaginar universos musicales, por lo que esperamos encontrarlo cerca el próximo verano.

*Cabe decir aquí que en sí mismo el proyecto era de un arriesgue comercial destinado al fracaso, es decir, The Beatles habían estado desarrollando un mercado lentamente, introduciendo a partir de “Help” melodías de otra “generación” que al tiempo estaban “educando” a una nueva audiencia, al mismo que acercaban a otro tipo de escucha más intelectual de otros géneros como el mismo jazz. Cuando el lanzamiento del “Sgt. Pepper” estos ya tenían una alfombra puesta lista para recibirlos. “The Beach Boys” no habían hecho nada que cantar en ropa de playa y Brian imaginaba, que a los niños y niñas californianos les resultaría interesante escuchar su nuevo proyecto. En ese sentido, Mike Love tendría toda la razón de su lado, incluso probablemente fuera renuente pero no negado, a introducir nuevas formas en cada álbum. El problema de todo ello era la amarga presura que tenía Brian por alcanzar a The Beatles, uno de los principales factores de su fracaso comercial.